Publicado el:

Comprar el carro es solo el comienzo de un largo proceso. El mantenimiento preventivo y las reparaciones necesarias para su óptimo funcionamiento requerirán tiempo y gastos que también se deben tener en cuenta.

Vehículo nuevo
– Requiere revisiones periódicas en el concesionario que lo vendió o en el taller que el representante de la marca lo indique. Es un proceso necesario para garantizar la duración del vehículo. No seguir el plan de revisiones preprogramado por el vendedor hace perder la garantía; eso impedirá al propietario reclamar por daños o averías que sucedan. Este proceso de revisión tiene un valor determinado por cada marca en particular.
– Los costos de lubricantes (aceite y grasas), lo mismo que el refrigerante del motor y la reposición de llantas por desgaste inherentes al uso del vehículo, corren por cuenta del dueño. Lo mismo sucede con el lavado y brillado de la carrocería.
– Los daños por mala utilización del vehículo también corren por cuenta del comprador.

Vehículos usado
– Todas las reparaciones posteriores a la compra y que no hallan sido destacadas antes del cierre de la negociación, corren por cuenta del comprador.

Todo vehículo requiere

El costo del combustible tiende siempre al alza y por eso es importante que antes de comprar piense en el vehículo que necesita y cuánto consume de gasolina. Recuerde que un motor de alta cilindrada y gran potencia consumirá más que uno más modesto.

- Parqueadero (calcule bien este gasto). Bien sea por que no tiene garaje en casa,o porque en la oficina tampoco tiene acceso a este servicio, es necesario que haga cuentas. El pago de parqueadero diario es una ‘renta’ bastanta alta.

- El lavado una vez por semana es muy importante para conservar la pintura en buen estado. Puede costar desde 7.500 pesos si es solamente por fuera. Si se hace también por debajo (que es lo recomendable) costará aproximadamente 15.000 pesos. Una brillada (polichada) es aconsejable cada dos meses si el auto no tiene garaje cubierto y cada seis si está protegido; este servicio tiene un costo desde 37.500 pesos. El lavado de la tapicería dependerá del uso que le dé al vehículo y puede costar desde 62.500 pesos. Si lava el motor, le puede costar otros 10.000 pesos.

- El cambio de aceite se debe hacer cada 4.000 kilómetros. Se han hecho campañas institucionales que propenden para que el cambio de lubricante del motor se haga cada 6.000 kilómetros, pero esto no es recomendable en sitios de mucha altura como Bogotá; en esta ciudad el aceite se contamina más rápidamente por la falta de oxigeno en el ambiente y una de las causas son las condiciones polvorientas de calles y caminos; esta situación acelera la degradación del vital lubricante.

- El aceite de caja y transmisión se debe cambiar cada 50.000 kilómetros.

- Requiere sincronización de motor cada 12.000 kilómetros y en este procedimiento se cambian: las bujías, los cables de la instalación de alta, se desmonta y lava el carburador para posteriormente ajustarlo de acuerdo a especificaciones, y se afina el tiempo de encendido. Este proceso puede costar desde 75.000 hasta 250.000 pesos (el precio varía según el taller de mecánica).

- Un juego de llantas puede durar entre 40.000 y 50.000 kilómetros en promedio. Claro está que esta duración dependerá de la alineación de la dirección, del balanceo, de los rines y de que las llantas se mantengan con el aire recomendado por el fabricante. El valor de una llanta nueva rin de 13 pulgadas cuesta desde 93.750 pesos en promedio; el valor de una alineación es de 43.750 pesos; del balanceo 6.250 pesos por llanta y el de una calibración semanal de aire dependerá de la propina que dé al operario.

- Los seguros también influyen en el presupuesto. Un seguro que ampare daños parciales y pérdida parcial o total por robo o accidente cuesta más o menos el 10 por ciento del valor comercial del vehículo, aunque hay excepciones debidas a la siniestralidad del modelo. El seguro de responsabilidad civil que le ampara en situaciones graves, le costará de acuerdo al valor amparado. El precio del SOAT ( seguro obligatorio para todo vehículo que se desplace por el territorio nacional ) varía de acuerdo con modelo del vehículo (entre más viejo pagará más).

- Recuerde que los vehículos anteriores a 1990 no son considerados asegurables por daños o pérdida parcial o total por las compañías de seguros.

- Los impuestos: se deben pagar en el municipio donde esté matriculado el vehículo y para calcular el valor de este existen unas tablas que indican la manera de liquidarlo; allí se tienen en cuenta el valor del avalúo comercial, el modelo, el uso y la cilindrada del vehículo.

- Las revisiones periódicas también se deben calcular; en ellas debe tenerse en cuenta la graduación del sistema de frenos cada 10 mil kilómetros y la sustitución de las pastillas y de las bandas. Lo mismo que el cambio del líquido cada 6 meses si el tipo de conducción es normal y si es de tipo deportivo o por carretera cada 3 meses. El costo de este procedimiento dependerá del valor de los repuestos y de la mano de obra.

- También es aconsejable una revisión general del vehículo que debe incluir suspensión, sistema eléctrico, revisión de correas y sistema de refrigeración.

Por todo lo anterior, no se deje seducir por la idea de tener vehículo propio y primero analice si puede mantenerlo en perfecto estado . De no ser así piense detenidamente si es una buena idea dejar de utilizar el transporte masivo de su lugar de residencia.

Todos los costos anteriormente descritos, no incluyen daños causados por accidentes o por deficiente mantenimiento (en ese caso se dispararían los gastos), ni contemplan una utilización irracional del vehículo, que se traducirá en daños prematuros.

Publicado por: admin, en: Novedades